22/9/16

LAS ESTANCIAS DE DZYAN


La historia de la Evolución Cósmica, tal como se halla expuesta en las Estancias, es por decirlo así, la abstracta fórmula algebraica de esta evolución. Por lo tanto, el lector no debe concebir la esperanza de encontrar en ellas la explicación de todas las etapas y transformaciones que tienen lugar entre los comienzos de la Evolución Universal y nuestro presente estado. Sería imposible dar tal explicación, que sería incomprensible a quienes ni siquiera pueden hacerse cargo de la naturaleza del plano de existencia inmediato, al que por el momento, se halla limitada su conciencia.
Las Estancias dan una fórmula abstracta que puede aplicarse mutatis mutandis a toda evolución: a la de nuestra tierra diminuta; a la de la Cadena de Planetas de que esta tierra forma parte; a la del Universo Solar a que pertenece esta Cadena; y así, en escala ascendente, hasta que la mente vacila y queda exhausta por el esfuerzo realizado.
Las siete Estancias representan los siete términos de esta fórmula abstracta. Se refieren y describen las siete grandes etapas del proceso evolutivo, de que tratan los Purânas como las “Siete Creaciones”, y la Biblia como los “días” de la Creación.

La Estancia I describe el estado del TODO UNO durante el Pralaya, antes el primer movimiento del despertar de la Manifestación.
Basta pensar un momento para comprender que tal estado sólo puede expresarse simbólicamente; pues es imposible describirlo. Y ni puede ser simbolizado sino por medio de negaciones; porque siendo el estado de lo Absoluto per se, no puede tener ninguno de aquellos atributos específicos que nos sirven para describir los objetos en términos positivos. De aquí que sólo puede sugerirse tal estado por medio de la negación de todos aquellos atributos más abstractos que los hombres sienten, más bien que conciben, como el límite más remoto a que puede llegar su poder de concepción.

La Estancia II describe una etapa que para una inteligencia occidental viene a ser casi tan idéntica al estado referido en la primera Estancia, que el explicar la idea de su diferencia requeriría por sí sola un tratado.
Por tanto, debe quedar a la intuición y a las facultades más elevadas del lector, el penetrar hasta donde sea posible la significación de las frases alegóricas de que se hace uso. En verdad, hay que tener presente que todas estas Estancias hablan más a las facultades íntimas que a la inteligencia ordinaria del cerebro físico.

La Estancia III describe el despertar del Universo a la vida después del Pralaya.
Refiere cómo surgen las Mónadas de su estado de absorción en el seno del Uno; cuya etapa es la primera y superior en la formación de los Mundos. El término Mónada puede aplicarse lo mismo al más vasto Sistema Solar, que al átomo más diminuto.

La Estancia IV presenta la diferenciación del “Germen” del Universo en la Jerarquía Septenaria de Poderes Divinos conscientes, que son las manifestaciones activas de la Suprema Energía Una.
Ellos son los constructores y modeladores, y en último término los creadores de todo el Universo manifestado, en el único sentido en que el nombre de “Creador” es inteligible; dan forma al Universo y le dirigen; son los Seres inteligentes que ajustan y vigilan la evolución, encarnando en sí mismos aquellas manifestaciones de la Ley Una, que conocemos como “Leyes de la Naturaleza”.
Genéricamente son conocidos con el nombre de Dhyân Chohans, si bien cada uno de los diversos grupos tiene su propia denominación en la Doctrina Secreta.
Esta etapa de la evolución es llamada en la mitología india la “Creación de los Dioses”.

La Estancia V describe el proceso de la formación del mundo.
En primer lugar, Materia Cósmica difusa; después el “Torbellino Ígneo”, la primera etapa de la formación de una nebulosa. Esta nebulosa se condensa y, después de pasar por varias transformaciones, forma un Universo Solar, una Cadena Planetaria o un solo Planeta, según los casos.

La Estancia VI indica las etapas subsiguientes de la formación de un “Mundo”, mostrando la evolución de este Mundo hasta su cuarto gran período, que corresponde al período en que vivimos actualmente.

La Estancia VII continúa la historia, trazando el descenso de la vida hasta la apariencia del hombre, y así termina el libro primero de La Doctrina Secreta.
El desarrollo del “Hombre” desde su primera aparición sobre esta tierra en la Ronda actual, hasta el estado en que hoy se encuentra, constituirá el asunto de los libros tercero y cuarto.

Se intercalan extractos de las traducciones china, tibetana y sánscrita de los Comentarios y Glosas originales de Senzar sobre el Libro de Dzyan, siendo ésta la primera vez que dichas traducciones se vierten a un lenguaje europeo. Es casi innecesario decir que tan sólo son citadas porciones de las siete Estancias. Si se publicasen completas, serían incomprensibles para todos, excepción hecha de unos cuantos elevados ocultistas.
Con objeto de facilitar la lectura y de evitar referencias demasiado frecuentes a notas puestas al pie, se ha considerado más cómodo reunir textos y glosas, usando los nombres propios sánscritos y tibetanos, cuando no pudiesen evitarse, con preferencia a los originales. Si hubiera de traducirse al español el versículo primero empleando únicamente los sustantivos y términos técnicos que constan en una de las versiones tibetana y senzar, diría como sigue:
Tho-ag en Zhi-gyu durmió siete Khorlo. Zodmanas zhiba. Todo Nyug seno. Konch-hog no; Thyan-Kam no; Lha-Chohan no; Tenbrel Chugnyi no; Dharmakâya cesó; Tgenchang no había llegado a ser; Barnang y Ssa en Ngovonyidj; solamente Tho-og Yinsin en la noche de Sun-chan y Yong-grub (Paranishpanna), etc.”
Todo esto sonaría como un completo Abracadabra.
Como esta obra se ha escrito para instrucción de los estudiantes de Ocultismo y no en beneficio de los filólogos, evitaremos términos extranjeros semejantes, siempre que sea posible. Únicamente se dejan los términos intraducibles, que no se comprendan sin una explicación; pero todos ellos se darán en su forma sánscrita. No hay para qué recordar al lector que estos son, en casi todos los casos, los últimos desarrollos de este lenguaje, y pertenecen a la Quinta Raza Raíz. El sánscrito, tal como ahora se conoce, no fue hablado por los atlantes; y la mayor parte de los términos filosóficos empleados en los sistemas de la India, posteriores al período del Mahâbhârata, no se encuentran en los Vedas ni en las Estancias originales, sino tan sólo sus equivalentes.

Descubrimientos recientes hechos por grandes matemáticos y kabalistas, prueban sin duda que todas las teologías desde la más antigua hasta la última, han surgido no sólo de un origen común de creencias abstractas, sino de un lenguaje esotérico universal o del Misterio. Estos sabios poseen la clave del lenguaje universal antiguo, y la han usado con éxito, aunque sólo una vez, para abrir la puerta herméticamente cerrada que conduce al Vestíbulo de los Misterios.
El gran sistema arcaico conocido desde las edades prehistóricas como la Ciencia Sagrada de la Sabiduría, que está contenido y puede encontrarse en todas las religiones antiguas así como en las modernas, tenía y tiene aún su lenguaje universal la lengua de los Hierofantes, que tiene siete “dialectos”, cada uno de los cuales se refiere y está particularmente apropiado a uno de los siete misterios de la Naturaleza. Cada uno de ellos tenía su simbolismo propio. La Naturaleza podía ser leída de este modo en su plenitud, o considerada bajo uno de sus aspectos especiales. La prueba de esto reside, hasta el presente, en la gran dificultad que los orientalistas en general y especialmente los indianistas y egiptólogos, experimentan en la interpretación de los escritos alegóricos de los arios y de los anales hieráticos de Egipto. Esto sucede porque nunca quieren tener presente que todos los anales antiguos estaban escritos en una lengua que era universal y conocida igualmente por todas las naciones en los días de la antigüedad, pero que ahora sólo es inteligible para unos pocos.

Así como los números arábigos son claros para cualquier hombre, sea cual fuere su nacionalidad; o así como la palabra inglesa and, que se convierte en et para los franceses, en und para los alemanes, en y para los españoles, y así sucesivamente, puede expresarse en todas las naciones civilizadas con el signo &, igualmente todas las palabras de esta Lengua del Misterio significaban la misma cosa para todos los hombres.

Ha habido hombres notables que han tratado de restablecer un lenguaje filosófico y universal semejante: Delgarme, Wilkins, Leibnitz; pero Demaimieux, en su Pasigraphie, es el único que ha probado su posibilidad. El esquema de Valentín, llamado la “Kábala Griega”, basado en la combinación de letras griegas, puede servir de modelo.

Los muchos aspectos del Lenguaje del Misterio han conducido a la adopción de dogmas y ritos variadísimos, en el exoterismo de los rituales de las Iglesias. Ellos son, también, los que están en el origen de la mayor parte de los dogmas de la Iglesia Cristiana; como por ejemplo, los Siete Sacramentos, la Trinidad, la Resurrección, los Siete Pecados Capitales y las Siete Virtudes. Sin embargo, habiendo estado siempre las Siete Claves de la Lengua del Misterio bajo la custodia de los más elevados Hierofantes iniciados de la antigüedad, sólo el uso parcial de alguna de las siete pasó, por traición de algunos de los primeros Padres de la Iglesia -ex Iniciados de los Templos- a manos de la nueva secta de los nazarenos.
Algunos de los primeros Papas fueron Iniciados; pero los últimos fragmentos de su saber han caído ahora en poder de los Jesuitas, que los han convertido en un sistema de hechicería.
Se afirma que la India -no con sus actuales límites, sino incluyendo los antiguos- es el único país en el mundo que cuenta todavía, entre sus hijos, Adeptos que poseen el conocimiento de los siete subsistemas, y la clave del sistema completo.

Desde la caída de Menfis, Egipto principió a perder todas estas claves, una a una, y la Caldea sólo conservaba tres en los días de Beroso.
En cuanto a los hebreos, no demuestran en todos sus escritos más que un conocimiento completo de los sistemas astronómico, geométrico y numérico de simbolizar todas las funciones humanas y especialmente las fisiológicas. Nunca han poseído las claves superiores. Gaston Maspero, el gran egiptólogo francés y sucesor de Mariette Bey, dice:
Cada vez que oigo hablar de la religión de Egipto, me siento impulsado a preguntar a qué religión egipcia se refieren. ¿Es a la religión de la Cuarta Dinastía, o a la religión del período de los Ptolomeos?, ¿Es a la religión del vulgo, o a la de los sabios?, ¿A aquella que se enseñaba en las escuelas de Heliópolis o a aquella otra que se hallaba en las mentes y en los conceptos de la clase sacerdotal de Tebas?. Porque entre la primera tumba de Menfis, que lleva la inscripción de un rey de la tercera dinastía, y las últimas piedras grabadas en Esneh, bajo César-Filipo el Árabe, hay un intervalo de cinco mil años por lo menos.
Dejando a un lado la invasión de los Pastores, la dominación Etíope y la de los Asirios; la conquista persa, la colonización de los griegos y las mil revoluciones de su vida política, el Egipto pasó, durante estos cinco mil años, por muchas vicisitudes morales e intelectuales. El capítulo XVII del Libro de los Muertos, que parece contener la exposición del sistema del mundo, según era comprendido en Heliópolis durante la época de las primeras dinastías, sólo nos es conocido por unas cuantas copias de la undécima y duodécima dinastía. Cada uno de los versículos que lo componen era ya interpretado de tres o cuatro maneras distintas; tan diferentes, que según ésta o aquella escuela, el Demiurgo se convertía en el fuego del sol, Ra-Shu o en el agua primordial. Quince siglos más tarde, el número de las interpretaciones había aumentado considerablemente. El tiempo, en su transcurso, había modificado las ideas sobre el Universo y las fuerzas que lo rigen.
Durante los dieciocho siglos escasos que existe el Cristianismo, la mayoría de sus dogmas se han elaborado, desarrollado y cambiado; ¿cuántas veces, pues, no habrá podido alterar sus dogmas el clero egipcio, durante los cincuenta siglos que separan a Teodosio de los Reyes Constructores de las Pirámides?
Extracto: La Doctrina Secreta - H.P. Blavatsky

14/9/16

MANDALA DE ABUNDANCIA

Yo soy Abundancia y todo fluye a mi alrededor.

6/9/16

MANDALA DE UNIDAD

Yo soy Uno con mis hermanos
 la unión nos hace fuertes.


16/8/16

RELIGIÓN POLINESIA

La Polinesia comprende Nueva Zelanda, Hawai, Tahití y la isla de Pascua, entre otros archipiélagos. Las creencias de sus habitantes incluían toda una serie de divinidades similares a las del Olimpo griego; es decir, no son deidades identificadas únicamente con las fuerzas de la naturaleza, como es habitual en este tipo de zonas no civilizadas, sino seres humanizados con relaciones de amor, sexo, odio y rivalidades.
En Melanesia (compuesta por Nueva Guinea y otras islas menores como las Hébridas o Nueva Bretaña) la acción de los misioneros hizo que muchos de los cultos religiosos se perdieran en pocos años. No obstante, nos han quedado algunos restos muy interesantes, como los coloristas y complejos dramas cultuales, a medio camino entre el teatro y la celebración ritual, que celebran algunas de estas tribus.
Muy pocos de los ritos de Micronesia (infinidad de pequeñas islas más al norte de la Polinesia y la Melanesia) han llegado hasta nosotros, debido a la despoblación de las islas y la facilidad con que muchas tribus abandonaron sus creencias para pasarse al cristianismo. Pero se conocen algunos detalles de cultos bastante curiosos y con un componente sexual muy claro.

Los "dema" melanesios.
La afición de algunas tribus de Nueva Guinea y otras islas de la Melanesia a coleccionar cabezas de enemigos e incluso a comerse a los prisioneros ha llevado a muchos a considerar bárbaras estas culturas. Pero otras civilizaciones que se han considerado muy avanzadas, por ejemplo, la de los aztecas, también practicaron la antropofagia ritual y no fueron tildadas de primitivas.
Por otro lado, el sacrificio humano y el canibalismo fueron sucesos aislados e infrecuentes entre aquellos nativos y además, cuando sucedieron tuvieron una razón claramente religiosa.
En algunos grupos melanesios de la isla de Nueva Guinea se veneraba a los dos dema gemelos que, según la leyenda, habían conseguido acabar con un jabalí gigantesco que asolaba a los ancestros de las tribus, atravesando los testículos del monstruo con una lanza. Los gemelos y su madre se comieron más tarde la carne del malvado jabalí. Este es el mito que reproducían los melanesios cazadores de cabezas, y al devorar a sus prisioneros realizaban un acto de comunión con los sagrados dema, que daban satisfacción afición al sabor de la carne humana o a la crueldad. Para los melanesios, el cuerpo del dema-jabalí se proyectaba simbólicamente durante el rito en la carne del prisionero.
De hecho, muchos de estos rituales se celebraban y se siguen celebrando, sustituyendo la carne humana por carne de cerdo, animal que además tiene gran importancia en las sociedades melanesias. La riqueza y el rango social de un Big Man (hombre preeminente) se calculan por el número de cerdos que posee.

Un tipo de ceremonias que ha suscitado la curiosidad de los etnólogos, antropólogos y estudiosos de la religión en Melanesia son los llamados dramas cultuales. En ellos, los participantes se pintan con colores muy vivos, se disfrazan con estrafalarios atuendos y se ponen unas máscaras rituales que han hecho famosa la cultura de la zona.

Algunos de los grupos étnicos melanesios, especialmente los marindanims del sur de Nueva Guinea, tenían estas representaciones como la fiesta principal del calendario. Se les llamaba mayo y mientras duraban se suspendía cualquier otra actividad, como pudiera ser la caza de cabezas u otros actos de culto.
Los ritos del mayo no podían ser presenciados por personas ajenas a la tribu. En ellos, los actores personificaban a cada uno de los dema. Para las vestimentas se usaban varas de bambú, pieles, plumas de casuarios, aves del paraíso y patos e incluso semillas. Las máscaras eran de madera e incorporaban figuras simbólicas.
La que representaba al dema del Sol era especialmente impresionante: casi tres metros de abanico amarillo a modo de corona solar.
Las máscaras de los elemas de Nueva Guinea, de forma oval y acabadas en punta, recordaban a las africanas y formaban parte de una representación siniestra, al estilo de las danzas de la muerte medievales, en las que los espíritus del mal, procedentes de las profundidades marinas, atemorizaban al espectador.
Dignas de mención son también las máscaras de los bainings (Nueva Bretaña), llamadas haraiga, que solían medir entre diez y quince metros. Se ha conservado incluso una de casi treinta metros. Para poderlas llevar sin dañarse, los actores debían ayudarse de fuertes varas de bambú. Muchos de los mensajes que se daban durante las representaciones eran un misterio incluso para la gran mayoría de los espectadores, ya que sólo los iniciados (los sacerdotes) podían comprender el significado de los ritos y su relación con la vida y milagros de los dema.

Extracto:“Historia de las Religiones del Mundo” Creencias y ritos en Polinesia, Melanesia y Micronesia.

6/8/16

MANDALA PARA MEDITAR


Mandala Humano
- Yo soy libre y fluyo con el universo -

6/7/16

LA RELIGIÓN MAYA


Las culturas olmeca, teotihuacana y tolteca poseyeron una religiosidad cuyos elementos rituales y artísticos impusieron una visión del mundo común a casi toda la Mesoamérica precolombina.
En lengua náhuatl, olmeca significa "habitante del país del caucho", porque su origen se encuentra en las regiones mexicanas de Tabasco y Veracruz, en una gran llanura que cruzan caudalosos ríos. La cultura olmeca se desarrolló entre 1200 a.C. y 400 d.C., y resulta difícil obtener muchos datos sobre ella. Muchos detalles nos han llegado a través de los mayas, sobre los que ejercieron una gran influencia.
Uno de los pocos complejos arqueológicos que nos dan bastante información sobre los olmecas es el enclave de La Venta, al sur de Veracruz, que incluye la más importante pirámide de esta cultura que se conserva, además de los mosaicos con cabezas de jaguar y las enigmáticas esculturas. Además de las de La Venta, en otros enclaves se han encontrado cabezas gigantes coronadas con extraños cascos, que probablemente representaban a dioses, aunque es difícil decirlo con seguridad.
Las estelas halladas en Tres Zapotes entroncan el rito calendárico olmeca con el maya, ya que sus jeroglíficos incluyen la fecha más antigua que existe en los calendarios mesoamericanos. También son destacables los altares en forma de boca de jaguar y los sostenidos por atlantes, detalle mitológico que la cultura teotihuacana reprodujo algún tiempo después.
Se antoja evidente que la divinidad principal de los olmecas debía ser representada por un jaguar, animal muy común en casi todos los panteones precolombinos. Aparte de los altares, la figura de este felino aparece en los sarcófagos, las máscaras y las esculturas gigantes. Una de las piezas conservadas parece representar a un jaguar copulando con una mujer, lo que tal vez sea un mito explicativo de la naturaleza antropomorfa del dios jaguar.
Otros animales (serpientes, águilas) también están presentes en el arte olmeca, lo cual sugiere que el elemento antropomorfo de sus dioses fue un precedente adaptado posteriormente por teotihuacanos, mayas y aztecas. No en vano, varios estudiosos han denominado a la olmeca la cultura madre de Mesoamérica.

Teotihuacán: la morada de los dioses.
En náhuatl la palabra Teotihuacán significa literalmente "Casa de los dioses", aunque en la actualidad se la conoce como la ciudad de las pirámides y es uno de los enclaves arqueológicos más visitados de Centroamérica.
Era una ciudad-estado de gran prosperidad y cargada de elementos míticos; como muchos rincones de la ciudad, la pirámide del Sol está construida teniendo en cuenta detalles astronómicos y mágicos. Recientemente se ha descubierto debajo de su base una cueva antiquísima que era lugar de peregrinación y contiene varias tumbas. No por casualidad se construyó la ciudad posterior sobre este santuario.
En México siempre se han venerado las cuevas como lugares sagrados, en ellos se establecía un punto de encuentro entre lo terreno y lo sobrenatural. Algunos antropólogos relacionan estos lugares con la figura materna, según un texto contenido en códices náhuatl, la Luna nació en la cueva de Teotihuacán.
Los constructores de Teotihuacán se plantearon su diseño como una imagen del cosmos, de igual modo que los aztecas consideraban Tenochtitlán el centro del universo.
Las pirámides estaban comunicadas por una avenida principal, llamada la calle de los Muertos.
La disposición de la pirámide del Sol es cuando menos curiosa, está erigida en un punto que guarda una perfecta armonía con los movimientos celestes, y en algunos de sus rincones sagrados se podía observar con exactitud la puesta de sol o los movimientos de las Pléyades.
El carácter de eje del mundo no es la única aportación teotihuacana a las culturas posteriores, también lo es su reorganización del panteón mesoamericano y la importancia del juego de pelota, así como las estatuas de Quetzalcóatl, divinidad estrella de los mayas y aztecas y que, era el centro de la leyenda tolteca.

Los toltecas: la leyenda del hombre-dios.
Tras la decadencia de Teotihuacán, varias poblaciones se unieron para crear la gran Tula o Tollán, otra ciudad-estado de los refinados toltecas: un pueblo que, según la leyenda, vivió feliz durante un tiempo en Tollán, gobernado por Quetzalcóatl. Este personaje era el héroe y no debe confundirse con el dios, más bien era su representante o personificación.
Quetzalcóatl -la serpiente emplumada- dictaba las leyes y edificó una pirámide y cuatro templos que señalaban a los cuatro puntos cardinales. También instauró las autoinmolaciones, aunque no permitía los sacrificios humanos. El equilibrio tolteca fue roto, siempre según las leyendas conservadas en varios códices, por la aparición del malvado Tezcatlipoca, que pretendía introducir en el reino tolteca los sacrificios humanos que la serpiente emplumada no permitía. Tezcatlipoca causó con sus malas artes la ruina del soberano, que tuvo que huir de Tollán, aunque otras versiones dicen que se autoinmoló quemándose. La leyenda también afirma que tal vez un día la serpiente emplumada vuelva y restaure su reino.
La identificación hombre-dios de Quetzalcóatl es una característica básica de la cultura tolteca, pero ejerció gran influencia en la civilización azteca. En esta figura se aúnan el poder cosmogónico y creador del dios con el poder político y de liderazgo del soberano.
El arquetipo de la serpiente emplumada ha llegado hasta nosotros como algo inmutable dentro del cambiante mundo de las religiones mesoamericanas.

Extracto: “Historia de las Religiones del Mundo”.

26/6/16

ASTROLOGÍA KÁRMICA -III-

Los nodos Lunares

Los nodos son los puntos del cielo definidos por la cruz que forman la trayectoria aparente del Sol alrededor de la Tierra y la de la Luna siempre en torno a la Tierra. El eje que conjuga los dos nodos (del Sur al Norte) indica la Vía que la Entidad ha escogido seguir para llevar a cabo su programa.
El nodo Sur recoge en sí las experiencias de las vidas precedentes, el Norte indica el fin que persigue en esta vida para ejecutar el programa escogido o aceptado. El nodo tiene un ciclo de 18-19 años, esto significa que cada 18-19 años el sujeto tiene la ocasión de renacer y de aportar las correcciones en la puesta en funcionamiento del programa o de aligerar los aspectos negativos del karma.
Es necesario tener presente que en el Nodo Norte están abiertas todas las posibilidades, al contrario en el Nodo Sur se imponen las condiciones que si llaman: inercia, apego, rechazo, debilidad. Es por lo tanto evidente que si el Karma es demasiado pesado, podría no ser suficiente una sola vida para disolverlo completamente, si, en caso contrario, no es demasiado denso, con el ejercicio del equilibrio energético, haciendo fluir las energías entre los polos opuestos, podrá disolverlo.
Todas las oposiciones planetarias que implican o no un retrógrado, indican una tensión energética que debe ser liberada, haciendo fluir energía. Del mismo modo esto puede ser activado entre el Nodo Sur y el Norte, utilizar positivamente esto que se pone a disposición por el Nodo Sur para llegar al Norte que debe funcionar como activador y como conductor. Pero si se invierte la circulación de energía si desploma en sí misma, en las propias costumbres, en lo ya vivido, en el apego, en la posesión y... ¡se repetirá una vez más la lección, con una deuda kármica mil veces más pesada!. Esto significa que es de vital importancia comprender el significado de los nodos Lunares en los Signos y en las Casas.
Recordamos finalmente que el uso de energía se deja como libre albedrío ¡tal vez!. Por otra parte, la energía primaria que podemos utilizar activando ciertos polos planetarios es un poco como un cuchillo: no es ni "bueno" ni "malo", es el uso que hace el hombre lo que lo convierte en "bueno" o "malo".

La Luna negra o Lilith

La Luna negra es el segundo foco de la elipse teórica diseñada por la Luna en su recorrido alrededor de la Tierra, tiene un periodo de evolución zodiacal de alrededor de nueve años. Simbólicamente representa la cara oscura de la Luna, es decir, la que se permanece siempre escondida a los ojos de los humanos. Hay dos formas de interpretar la Luna Negra: uno de tipo genetliaco, el otro de tipo kármico. La interpretación ordinaria está ligada a la sexualidad y a la sensualidad, en cuanto Lilith o luna infernal era la primera mujer de Adán. Lilith no procreó, representaba solo el sexo por el sexo y por eso mismo fue arrojada en el Mar Muerto a unos 328 metros bajo el nivel del mar y 962 metros bajo el nivel de Jerusalén. No es por nada, pero en el Mar Muerto no se da forma alguna de vida. Sin embargo, los fangos que se extraen del fondo son potentes estimulantes sexuales. Además, en el Mar Muerto la densidad salina es tan elevada, unas 5 veces más que la media marina, que hace que la sal no se hunda, y que se encuentren bloques de sal flotantes. Esto viene a decir: conservación, cristalización y purificación.

La Luna negra es similar a los Nodos, contiene en sí el programa a realizar, se apega a los instintos que están a su vez profundamente anclados en el fondo de nuestro inconsciente para obligarnos a evolucionar. Nos hará vivir situaciones que no conseguiremos controlar y que por lo tanto deberemos sufrir. Estaremos obligados a hacer frente a problemas no perceptibles hasta que sucedan, y no controlables mientras se desarrollan. La mente no podrá ejercer ningún poder sobre ella y sobre lo que ella supone. La mente en cuanto a la Luna negra hace olvidar de una vez para otra, o incluso de una vida a otra, las lecciones impartidas y no asimiladas. Es activa para hacer vivir el día a día, instante a instante, o mejor dicho, el aquí y el ahora. Si se está imposibilitado para programar, razonar, controlar y se puede solo sufrir. Al ser puestos frente a nosotros mismos, no se puede y no se debe hacer trampas con uno.... so pena de la caída en la oscuridad más absoluta.... Casi la de la muerte.
Lilith sugiere, manda, impone comportarse de un cierto modo y si se la vive mal, oponiéndose a ella, se corre el riesgo del bloqueo de las energías. Por tanto, no se pueden corregir las dificultades del Signo donde se encuentra Lilith, se estará obligado a dejarse llevar y a adaptarse día a día a eso que nos somete. Pero Lilith cuando pone obstáculos, lo hace para salvaguardarnos del mal, de hecho se convierte en un ángel de la guarda que teniendo el conocimiento de nuestro pasado kármico y de nuestros errores, actúa de modo en que seamos bloqueados antes de actuar de modo negativo ya sea respecto a nosotros mismos o respecto a los otros.

Fuentes:
M. Schulman - Astrología Kármica - vol 1° y 2°
D. Koechlin de Bizemont - Astrologie Karmique. Les noeuds lunaires et la lune en Astrologie Planetes d'ombre et de lumiere - Ed. L'Age du. Verseau.

20/6/16

ASTROLOGÍA KÁRMICA -II-

PLANETAS RETRÓGRADOS

Mercurio Retrógrado
Mercurio retrógrado indica dificultades de comunicación o modo poco práctico de afrontar la vida. El sujeto es nervioso o inestable, tiene siempre necesidad de moverse, las vidas precedentes se han vivido de forma caótica, sin organización, sobretodo mental. En esta vida, debe aprender el orden, la disciplina y debe ponerse a perseguir objetivos precisos y en modo cuidadoso y metódico. Siendo Mercurio, un planeta rápido, mediante las progresiones se puede verificar cuando se pondrá directo y al terminar el retroceso, el bloqueo se superará. Si era retrógrado Natal, el bloqueo puede durar años hasta ponerse directo.

Venus Retrógrado
Venus Retrógrado es indicativo de una vida afectiva difícil. El sujeto es llevado a actuar de manera contradictoria con la pareja. Por un lado intenta programar la relación de manera exigente, del otro reacciona del modo contrario a lo programado, existe entonces una desarmonía de fondo entre los objetivos amorosos y el modo de vivir el amor y los afectos. La falta de seguridad interior impide al sujeto relaciones serenas con el sexo opuesto, también a causa de una soledad afectiva interior, viene por lo tanto sometida a una tensión tal en las relaciones afectivas que al final este sujeto se bloquea a sí mismo y a sus propios sentimientos.
Venus retrógrado indica un karma muy pesado en el ámbito afectivo: el sujeto no había comprendido mucho del amor en las vidas precedentes, el comportamiento inadecuado le aportará muchos sufrimientos. En esta vida, el recuerdo de aquel dolor le impide darse completamente.
A veces, en los hombres más que en las mujeres, Venus retrógrado indica tendencias o comportamientos homosexuales en la vida precedente, la sospecha de infidelidad y de intereses egoístas anida en sus mentes y esto los lleva a rechazar incluso la idea del amor. Cuando Venus retome el movimiento directo, el sujeto mejorará sensiblemente su vida afectiva.
Lección Kármica con Venus Retrógrado: Amar o intentar amar sin apegos y sin posesividad.

Marte Retrógrado
Marte Retrógrado indica un mal uso de la energía en las vidas precedentes. El sujeto tiene graves problemas al adaptar su comportamiento como respuesta a las situaciones que la vida le pone, emplea demasiada energía y de modo puntual e impulsivo, creyendo encontrarse de nuevo en viejas situaciones en las cuales se debió defender porque lo atacaban. En esta vida tiende a exteriorizar las cualidades negativas de Marte, mejor la muerte hoy que sufrir mañana, o bien impulsividad, violencia, cólera, sexualidad agresiva. El sujeto debe aprender en esta vida a vivir aquí y ahora y debe tratar de totalizar las energías a su disposición poniéndolas al servicio de los otros en modo da digerir una parte del karma negativo, utilizando mejor las energías físicas y vitales que la Entidad tiene a su disposición en esta encarnación.

Júpiter Retrógrado
El significado principal de Júpiter es "expansión", de esto deriva el sentido práctico, la fe, la confianza, las riquezas, la fortuna y la felicidad. Un Júpiter retrógrado indica que la Entidad no ha sabido usar, o ha usado mal o para fines egoístas una o más de una de las cualidades citadas en las vidas precedentes. Las vidas precedentes, entonces, han sido vividas en el despilfarro o en la escasez y no han aportado los frutos previstos, o aún peor, la persona ha rechazado los sacrificios para la salida del programa, con lo que no se ha dado ningún progreso. Es necesario, en esta vida, recomenzar todo desde el principio.

Saturno Retrógrado
Saturno, según algunos autores, es considerado el Señor del Karma, con lo que, cuando está retrógrado señala pesadamente uno o más sectores vividos por el sujeto en los cuales no va a haber evolución, al contrario, esos ámbitos son los que han sido más veces propuestos y ya han cristalizado. En esta encarnación, la Entidad se los reencuentra frente a frente para resolverlos en términos de responsabilidad.
Saturno retrógrado, entonces, representa un karma que viene propuesto de nuevo una vez más, en cuanto la Entidad ha tenido otras ocasiones para resolverlo, pero no ha encontrado el coraje para liquidarlo y esta vez el alma sentirá un gran peso, se sentirá anclada, atada desde todas las partes y sobre todo debe aprender la lección y resolver. Se repiten las clases en lecciones que no han sido aprendidas, ¡se parte de cero!.
El sujeto que posee esta configuración planetaria es un alma vieja que ha adquirido mucha sabiduría a través de los siglos y las vidas precedentes. Habiendo ya experimentado tanto el derroche como la futilidad sabe apreciar lo que recibe y toma esta encarnación muy seriamente. La Entidad debe concentrarse, saber usar todas las fuerzas para llegar a cumplir su deber.

Urano Retrógrado
Este planeta indica el espacio y en particular el espacio interior. Este espacio, en cierto sentido, representa la libertad divina que se da a cada Entidad y sin la cual no es posible expresar Amor. El nativo con Urano retrógrado tiene siempre la sensación de falta de espacio, tiene siempre miedo de estar obligado, sofocado, bloqueado, limitado.
Revolucionario, de manera sistemática, contesta cualquier forma de jerarquía y de autoridad. No se le puede obligar a hacer de secundario de nadie, o utilizarlo como subordinado. El karma indica que debe ser un símbolo de libertad para los que se comportan como borregos, siempre presos del miedo.

Neptuno Retrógrado
El influjo general de Neptuno está, a veces, mal interpretado y esa mala interpretación se agrava cuando se lo clasifica entre los maléficos. En realidad Neptuno juega un gran rol en la liberación de las deudas kármicas. Tendiendo a disolver el ego y por lo tanto, las ilusiones a las que el sujeto se había apegado, no hace otra cosa que despegarlo de las apariencias y de las cosas de este mundo, la Entidad se desembaraza de los falsos valores heredados en sus vidas precedentes.
Por otra parte, Neptuno es el planeta del olvido que permite el perdón, la lección kármica neptuniana: ¡olvidar para perdonar!, y por lo tanto, permite a la Entidad tomar distancia de las cosas para poder sintonizar con el cosmos y con las leyes divinas. Cuando Neptuno está retrógrado y mal aspectado la Entidad soporta mal el peso del duelo terrenal y tiende a refugiarse en las drogas, el alcohol, el sexo, las evasiones místicas. Un Neptuno retrógrado, para algunos autores, indica un alma que ha vivido, al menos, una vida precedente en la Atlántida, hace 10.000 años.

Plutón Retrógrado
Plutón por su naturaleza es un significador kármico, es portador de información sobre las vidas precedentes, indica en esta encarnación los cambios de dirección, las transformaciones dolorosas y radicales que deberá sobrellevar la Entidad para una reorientación hacia las nuevas exigencias espirituales. Indica la posibilidad del crecimiento del alma. El sujeto se verá obligado por los sucesos de su vida a transformarse: la muerte (real o simbólica) de personas, ideas y cosas en que cree lo llevará a la transformación que le dará acceso a un estado superior.

Fuentes:
M. Schulman - Astrología Kármica - vol 1° y 2°
D. Koechlin de Bizemont - Astrologie Karmique. Les noeuds lunaires et la lune en Astrologie Planetes d'ombre et de lumiere - Ed. L'Age du. Verseau.

17/6/16

ASTROLOGÍA KÁRMICA -I-

Cuando en un tema natal un planeta se presenta retrógrado, indica una atenuación de sus efectos y por lo tanto un efecto tardío ya sea por aspectos o por posición. Respecto al significado kármico, indican la repetición de una lección o de experiencias mal vividas, que no han llevado a satisfacer el programa inicial de la reencarnación o del conjunto de encarnaciones de las que se proviene. También el número de planetas retrógrados en un mismo tema natal es un índice de la ancianidad de la entidad encarnada.

Los planetas retrógrados y el Karma.
El planeta retrógrado, desde el punto de vista del karma es un efecto. Se hace necesario, entonces, si se tiene un efecto, buscar e indagar sobre la causa. Las causas radican en nosotros mismos, en nuestros comportamientos, en nuestras elecciones, hechas tal vez en otras vidas. Tales efectos, provenientes de decisiones, hechos, omisiones, vistos como causas, no se solucionan ni de modo gordiano, ni haciendo regresiones prenatales que llevan ni se sabe donde, pero en primera instancia yendo al astrólogo kármico para tener indicaciones y después tomando conciencia en sí mismo, de sí mismo para después comprender como deshacer los nudos con inteligencia, perseverancia y amor. Un trabajo tal no disolverá quizá todos los nudos pero al menos no añadirá más posteriormente.

TIPOS DE KARMA

Karma positivo:
Es un karma de mérito, que forma parte de energías bien utilizadas en el pasado o en vidas precedentes. Tales energías son benéficas y pueden conducir a optimas realizaciones y elecciones, y por lo tanto ayudar a la reorientación si es necesario y a la salida del programa.
Algunos planetas retrógrados tiene tal acción: los que forman aspectos de sextil(60º) o trígono(120º) con otros planetas o entre ellos mismos. En este caso, forman parte de un karma de retribución positiva. La acción del planeta está fuertemente velada por la inconsciencia, pero la energía en juego puede producir efectos positivos si el sujeto decide trabajar seriamente sobre sí mismo. Debe comprender como el comportamiento daña a los propios objetivos. Cuando el planeta se pone directo, si se pone, liberará los efectos esperados. Pero es necesario recordar que trabajando con el karma y sobre el karma no se trabaja por una recompensa, al contrario, los resultados se obtienen bajo el impulso del deseo que a su vez será productor de otro karma que continuará a girar en torno al fuego fatuo del propio egoísmo.

Karma negativo:
Si los planetas tienen aspectos negativos, oposición(180º), cuadratura(90º), sesquicuadratura(135°) o quincucio(150°), se tratará de karma de retribución negativa: el sujeto no consigue evitar las consecuencias de la oscuridad en torno al planeta en examen, viene preso en la trampa kármica que tal vez ha preparado para otros, se debate, pero no hace más que enredarse siempre en la maraña que trata de desenredar. El sujeto puede llegar a decir que es víctima del destino e intenta de arrojar hacia el mundo sus propias culpas, creando así nuevo karma, presentando su propia dimisión ante sí mismo y sus obligaciones en lugar de responder con un acto de servicio y humildad.

Karma de obligación:
Este tipo de karma es a menudo puesto en evidencia por los aspectos de grados 36, 72, 80 y 108 (decil, quintil, binovil y tridecil). Se trata de un karma específico de un sector de vida, quedando libres los demás sectores. La obligación se refiere la mayor parte de las veces a un miembro de la familia o a una pareja. Tal karma se crea en otra vida, tal vez con otra persona. En esta vida no habrá elección posible, se deberán llevar a cabo las experiencias necesarias para disolver ese karma. Normalmente tales recaídas deben ser aceptadas, en caso contrario, se repetirá de nuevo la lección en la próxima vida.

Karma en suspensión:
Este tipo de karma está ligado a los planetas que retrogradan durante el curso de la existencia (aspectos de tránsito) y puede ser tanto de obligación como de retribución. Tal tipo de karma no es visible en el tema natal y se pone en evidencia mediante los tránsitos, más específicamente con el Nodo Lunar Norte, o a través de las progresiones del tema natal, al inicio de la retrogradación del planeta en una específica Casa natal. Se puede decir que esta retrogradación es la manifestación kármica que hace suponer una predestinación del ser a sufrir reveses sociales, profesionales y personales en modo de disolver karma en vida.

Karma de agresión:
Está ligado a los Signos Cardinales (Aries-Libra y Cáncer -Capricornio) y a los planetas Marte y Plutón. Corresponde a todas las formas de agresividad ejercida sobre los otros, a la mala utilización de la energía en el plano material (sexual, racismo, problemas de pareja, tiraría, intolerancia, etc.). Cuando se tienen aspectos de oposición, cuadratura, o una combinación de ellas, es decir una T cuadrada o una Gran Cruz, donde están implicados los Signos Cardinales, querrá decir que en las precedentes existencias se han desarrollado las cualidades negativas en detrimento de los otros, lo cual ha creado este tipo de karma.
Las posiciones de Marte y Plutón en Casas y Signos podrán representar una clave de lectura y canalización de la energía bloqueada. En esta existencia se tiene la oportunidad de llegar al equilibrio llevando a cabo el propio deber sin recompensa alguna, compensando pues con un karma positivo de servicio y de devoción.

Karma de posesión:
Está ligado a los Signos Fijos (Tauro - Escorpión y Leo - Acuario) y a Venus-Neptuno, correspondientes a todas las formas de posesividad en las relaciones con las personas y las cosas. Representa entonces, los desequilibrios emocionales, los deseos y las pasiones mal llevadas, el orgullo, el egocentrismo y todo lo que tiene que ver con sexualidad poder y dinero.
Si se tienen aspectos de oposición, cuadratura, o una combinación de ellas, es decir una T cuadrada o una Gran Cruz, donde están implicados los Signos Fijos, querrá decir que en las precedentes existencias se han desarrollado las cualidades negativas, en detrimento de los demás, cosa que ha creado este tipo de karma.
Las posiciones de Venus y Neptuno en Casas y signos podrán representar, respectivamente, una clave de lectura y canalización de la energía bloqueada. La palabra clave de liberación de tal tipo de karma es: libertad, dada a los otros y obviamente no retribuida, servicio para los otros gratuito y sin afecto por su parte.

Karma de ignorancia:
Está ligado a los Signos Mutables (Géminis - Sagitario y Virgo - Piscis) y a Mercurio-Urano, corresponde al mal uso de la Comunicación y del Conocimiento para fines egoístas, incluidas las traiciones a todos los niveles. Cuando se tienen aspectos de oposición, cuadratura, o una combinación de ellas, es decir una T cuadrada o una Gran Cruz, donde están implicados los Signos Mutables, querrá decir que en las precedentes existencias han sido desarrolladas las cualidades negativas.
Las posiciones de Mercurio y Urano en Casas y Signos podrán representar una clave de lectura y canalización de la energía bloqueada. En esta vida se puede reequilibrar, desarrollando una actividad de Comunicación y Conocimiento al servicio de los otros, obteniendo a cambio dificultades para ser comprendidos, estafas, caídas psicológicas, enfermedades de los nervios, etc. etc.

Fuentes:
M. Schulman - Astrología Kármica - vol 1° y 2°
D. Koechlin de Bizemont - Astrologie Karmique. Les noeuds lunaires et la lune en Astrologie Planetes d'ombre et de lumiere - Ed. L'Age du. Verseau.